Compartir Facebook

            El Viaje




Partimos del Camping Ruinrell que nos cobijó durante siete noches con rumbo a Bruselas apenas 190 kilómetros de distancia, con una previsión de tardar mas o menos dos horas o un poco mas al transcurrir todo el trayecto por la autopista A12 según el GPS. Sin embargo nunca se sabe, tardamos más de tres horas por las obras que se ejecutaban en el trayecto.
Día gris como de costumbre pero sin lluvia llegando por fin al PARK VAN LAKEN donde se encuentra ubicado el ATOMIUM a eso de las doce y cuarto de la mañana, visita que por cierto hicimos por expreso deseo de Amparo que llevaba muchos años tras de ello, no queriendo decir por ello que a nosotros no nos apeteciera.
Después de algunas vueltas por encontrarse algunos de los accesos cortados por fin pudimos aparcar el coche. La primera visión de este parque fue grandiosa. Inmensos espacios de hierba verde en pleno julio nos dejó perplejos, acostumbrados a ver campos amarillos y secos en esta época del año en la zona centro de España.
Al cabo de caminar unos centenares de metros por un gran paseo, dislumbramos la esfera que culmina el ATOMIUN, una estructura de 102 metros de altura diseñada por ANDRÉ WATERKEY para la celebración de la Feria Mundial de 1958 celebrada en Bruselas. Está realizada en aluminio y acero con un total de nueve Esferas de dieciocho metros de diámetro en las que en algunas existen exposiciones de arte temporales puedéndose visitar algunas de las mismas previo pago, sobre todo la última que en un día soledado pudiera tener su sentido pues según tengo entendido las vistas de alli son inmejorables. Sin embargo la climatología no era la perfecta y optamos por no subir ya que una inmensa bruma se apoderaba del entorno.
Poco a poco el tiempo fue empeorando hasta llegar a caer el llamado "calabobos", es decir una pequeña llovizna que casi no sientes pero que te cala hasta los huesos. Menos mal que habíamos sido previsores y nos acompañaron los paraguas. Unos cafés en el chiringuito existente, la clásica fotografía del WELCOME y de nuevo para el coche para dirigirnos al hotel COURT YARD de la cadena Marriot reservado con anterioridad en Booking.
Llegada a un extraordinario hotel a las afueras de la ciudad en dirección al aeropuerto. Registro, subida a la habitación del equipaje de mano para una noche y partida al centro de Bruselas.