Compartir Facebook

            El Viaje




Nos dirigimos por la calle Katelijnestraat para primero visitar la IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA, una de las prioridades de Amparo a la hora de ir a Brujas para contemplar la escultura de la Virgen con el Niño de Miguel Angel. Caminado por esta calle por cierto bastante comercial, nos encontramos a nuestra derecha con el MUSEO DEL DIAMANTE, que por cierto a estas horas se encontraba cerrado, cosa que tampoco nos importó demasiado pues estas piedras estan fuera del alcance de nuestros bolsillos, simplemente era pura curiosidad.
Continuamos andando hasta llegar al encuentro del primer canal que veríamos en la ciudad. Las vistas desde el puente de las casas pegadas al agua era excepcional, lo cual provocó que me parase para sacar alguna fotografía desde allí a pesar de las reprimiendas de Amparo y Rodrigo que me gritaban que como siempre íbamos con el tiempo pegado al culo, eran las 16,15 horas aproximadamente y la iglesia cerraba a las 17,00 horas, a pesar de esto pensé que la Virgen y el Niño nos podían esperar. Era superior a mis fuerzas.
Por fin terminé de cruzar el puente cuando a nuestra derecha nos encontramos con con SINT-JANSHOSPITAAL (Hospital de San Juan), edificio del siglo XIII donde se atendía a enfermos, viajeros y peregrinos. Lo más llamativo del mismo es observar como sus paredes se hunden en canal antes mencionado, aún no me explico como sus cimientos lo mantienen en pie. Solo me dio tiempo a tomar algunas fotos de su fenomenal portada y de la sala de entrada.
Desde este lugar pudimos divisar la impresionante torre de ladrillo que con sus 122 metros se trata de la segunda con mayor altitud del mundo construida con este material. Bastante difícil de fotografiar en su plenitud debido a la estrechez de la calle y a las casas que la rodean.
Reunido otra vez con Amparo Y rodrigo, nos dispusimos a adentrarnos por una bonita Portada en la Iglesia de Nuestra Señora para disfrutar de su interior. Nuestro gozo en un pozo. La nave central estaba en plena Rehabilitación tapada desde el techo hasta el suelo con gran manto blanco que hacía imposible visualizar lo que se encontraba detrás del mismo, por lo que nos tuvimos que conformar con dar un pequeño paseo por lo transtitable.
Poca luz entraba por los ventales que quedaban al descubierto, aun así lo que mas me llamo la atención fue el impresionante púlpito del siglo 18 realizado por el nativo de esta ciudad Jan Garemijn junto otros artistas de aquí. Se encuentra decorado con medallones de los cuatro padres de la iglesia latina y sobresale ante todo la escultura que culmina la parte superior de La Verdad.
Terminada esta breve visita, nos dirigimos otra vez a la entrada para adentrarnos antes de salir a la calle en el pequeño museo donde se encontraba el verdadero deseo a la hora de visitar este edificio que era ver la MADONNA DE BRUJAS o lo que es igual la VIRGEN CON EL NIÑO esculpida en mármol blanco por MIGUEL ANGEL alrededor de 1504. Aunque la entrada a la iglesia es libre, a la hora de ver esto junto con otras obras de arte costaba dos euros, mereciendo la pena pagarlos.
Como de costumbre nos quedamos los últimos y a nuestra salida cerraron la puerta de acceso. Nos quedaba apenas media hora para ir a visitar la Catedral de San Salvador.