Compartir Facebook

            El Viaje




Si se está por la zona, la visita a la llamada Venecia de los Alpes se convierte en obligatoria.
Situada en la desembocadura del "Lago" del mismo nombre al "Río Thiou" el cual recorre la ciudad y en una zona prealpina, tiene su historia marcada por las ciudades de Ginebra y Chambéry de las que se encuentra a igual distancia, siendo la capital del departamento de la Alta Saboya.
Dejamos el coche en el aparcamiento subterraneo que existe en la plaza donde se encuentra el "L'Hotel de Ville" y la iglesia de "San Francisco de Sales" y nos dispusimos a entrar en la parte antigua de la ciudad por el paseo del río enconytándonos seguramente con la que seguramente será una de las vistas más fotografiadas de Annecy, el "Palais de L'Isle"" del siglo XII, convertido en prisión posteriormente y en la actualidad sede "Exposiciones".
Continuamos la visita cruzando el puente y situándonos en "Quai de la Perriére" donde los restaurante más turísticos que no mejores se aglutinan a la ribera del río. A continuación por un pequeño pasaje nos situamos en la "Rue Perriére", donde ya se empiezan a vislumbrar las antiguas casas de la ciudad. Continuamos por la "Rue de I'sle" prolongación de la anterior con imnumerables heladerías, con el objeto de encontrar algún sitio para comer algo. Eran poco más de las 13,00 horas cuando por fin econtramos un restaurante en la "Rue du Pont Morens", no ostentaban una carta amplia pero por fin dimos con el único lugar donde tenían los mejillones al vino, para mí uno de los platos más logrados de la cocina francesa. El sitio en cuestión era "Captain Pub" a caballo entre pub y restaurante, pequeño pero acogedor y un agradable servicio.
Desde sus inmediaciones y situados en el Pont de Morens, se puede ver otro de los lugares más fotografiados de la ciudad, el lado opuesto del "Palais de I'sle" y el magnífico "canal" del rio Thiou. Después de esta parada obligatorio para nuestro estómago, cruzamos el mencionado puente y empezamos a callejar hasta encontrarnos con la "Catedral de Saint Pierre" y a escasos metros con la "Iglesia de Notre Dame de Lusec" con su hermoso campanario blanco y situada en la maravillosa plaza "Notre Dame" en su confluencia con la Rue Royale.
Retrocediendo el paseo que habíamos dado, nos encontramos de nuevo a la otra parte del río, en la Rue de I'sle para emprender la subida al Castillo por la "Rampe du Château" con sus hermosas "Casas" totalmente envueltas en verdes enredaderas. Este "Castillo" que fué residencia de los Condes de Ginebra, en la actualidad es el Conservatorio de Arte e Historia de Annecy y la Oficina Regional de los Lagos Alpinos. La visita es curiosa pero no imprescindible, salvo por las maravillosas "Vistas" del lago.
Era ya tarde y la luz se iba debilitando poco a poco, pero sin embargo nos iba a dar tiempo a ver nuestro objeto principal de nuestra visita a Annecy, su "Lago", que con 2.759 hectáreas de supeficie, una longitud de 14,6 kilómetros y una profundidad media de 41,5 metros, constituye la verdadera atracción de la ciudad. Pequeños embarcaderos para "Patines" y para pequeñas "Lanchas" se agolpan en las orillas, donde a estas horas de la tarde sus propietarios las van recogiendo y llevándolas; a los puntos de atraque.
Después de pasar algún tiempo admirando este paisaje, era hora de partir a nuestro destino de Les Arcs pues tenímos por delante bastantes kilómetros de los que los últimos eran bastante complicados si se conduce entrada la noche.