Compartir Facebook

            El Viaje




Después de mas o menos instalarnos en la mobile-home asignada, como habitualmente hacemos nos dedicamos un poco a recorrer el camping La Croix du Vieux Pont en la localidad de Vic sur Aisne. Aunque todavía no era temporada alta, el mencionado camping presentaba una ocupación mas que aceptable.
Generalmente casi todos los campings son bastante iguales en cuanto a la distribución y número de. No tardamos mucho en dar con el supermecado, restaurante, sala de juegos, piscinas etc. Como queiera que ya estaba anocheciendo y el cansancio del viaje empezaba a hacer mella, nos dirigimos a nuestra Mobile-home con el fin cenar un poco, darnos una ducha e intentar dormir plácidamente.
Serían mas o menos las seis de la madrugada cuando un profundo ruido nos despertó, afortunadamente no era nada grave, simplemente un gran trueno, e inmediatamente comenzó a llover. Una lluvia que si te encuentras dentro de una mobile-home, es como si un diluvio se tratase y esperas que en cualquier momento esta se desmorone, pero afortunadamente aguantó.
Con este despertar, todo lo que teníamos planeado visitar ese día se esfumó. Plácida ducha y tranquilo desayuno, hasta que a eso de las once de la mañana decidimos visitar la población de Vic-sur-Aisne apenas distante un kilómetro y medio del camping, cuyos caminos perfectamente drenados apenas tenían charcos o lodazales.
La historia de Vic-sur-Aisne se remonta a la época romana según hallazgos descubiertos en la localidad, que en la actualidad apenas cuenta con 2.000 habitantes. Pocas personas vimos en sus calles, cosa habitual en nuestras visitas a pequeñas poblaciones de Francia y menos con el mal tiempo que padecíamos, lo cual te permite deambular tranquilamente por las mismas.
Nos dirigimos directamente al centro de la localidad y no tuvimos ningún problema en aparcar el coche. Allí no esperaba el pequeño Castillo o Palacio y su Torre del Homenaje o DONJON. El palacio fue completamente reconstruído después de la primera guerra mundial siendo bastante difícil de observar pues unas rejas y una puerta cerrada te lo impiden. Según hemos podido averiguar se trata de una construcción de una sola planta de aproximadamente 50 metros de largo por 30 metros de ancho.
En cuanto al DONJON es una torre rectangular flanqueada por tres torres y restaurada a traveacute;s de varios siglos, rodeada por un foso teniendo una altura de mas o menos 25 metros desde la base del mismo. Dos de su torres datan de los siglos XII-XIII mientras que la otra tiene sus orígenes en el final del siglo XV.
Dado que la lluvia paró al llegar a esta localidad, después de esta visita y ya con un cielo mas o menos despejado nos dirigimos hacia la Iglesia de Nuestra Señora, muy cerca del centro, encontrándonos con una construcción de cuatro periodos distintos.
La nave y el transepto de finales del siglo XI y principios del XII. Parte de la torre y el coro del siglo XVI. Ábside del siglo XIII y reconstruído en el siglo XIX. El campanario del siglo XVI y reconstruído después del su derrubamiento tras la caída de un proyectil durante la primera guerra mundial. Una de las cosas que mas nos impresionó fue el pequeño Paseo rodeado por árboles que nos llevó hasta la entrada principal.
Acabada esta primera visita a la ciudad y siendo hora de comer, nos dirigimos de nuevo al camping para prepararnos una lata de fabada que no se la saltaba un gitano depués de comprarnos algo de pan a precio de oro en el supermercado del camping. Siesta, que por cierto hacía que no practicábamos desde hace días y a media tarde de nuevo cogimos el coche para dirigirnos al norte de Vic y visitar el Cementerio Nacional.
El mencionado cementerio fue construído al terminar la primera guerra mundial, yaciendo en el mismo 3.418 cuerpos, de los cuales 940 se encuentran en dos osarios comunes. Una visita tranquila y silenciosa que nos llevó un poco mas de media hora.