Compartir Facebook

            El Viaje




Terminamos nuestra visita a Amiens alrededor de las cinco de la tarde con una gran luz solar. El día había sido espléndido y esto ayudo mucho nuestra estancia.
Como quiera que aun teníamos unas cuantas horas de luz, antes de dirigirnos a pernoctar de nuevo al camping aprovechando que era nuestro último día en la región toda vez que a la jornada siguiente teníamos que volver a Madrid, tuve la intuición de desviarnos un poco de nuestra ruta y visitar Noyon a pesar de no estar de acuerdo Amparo ya que estábamos reventados de cansancio. A veces en los viajes que hacemos en coche tengo algún presentimiento positivo de que pueda ver algo interesante, unas meto la pata y otras no. En esta ocasión valió la pena esta visita.
Al entrar en la ciudad, no pude por menos que dirigir el coche hacia unas grandiosas torres que llamaron mi atención, no sabiendo exactamente si se trataba de una Catedral, una Abadía o Iglesia. En esta región en cuanto a monumentos eclesiásticos se refiere, pudiera ser una de las tres cosas citadas. Callejeando sin algún obstáculo de vehículos o personas, llegamos a una plaza hermosa con la catedral esperándonos, ignorando que se trataba de la segunda catedral de estilo gótico primitivo construída en el norte de Francia. Aparcamos el coche en la misma cuando los rayos de un sol daba sus últimas bocanadas del día, reflejaban los colores dorados en su declinar. Amparo ni siquiera se bajo del coche, era tal su cansancio que se quedo medio dormida. Sin embargo mi curiosidad me llevó poco más de media hora para hacer unas cuantas fotografías de un lugar inolvidable.
Con la cámara en mano, me encontré ante la gran mole de la Catedral de Notre-Dame de Noyon. Construida en sus inicios en 1145 en los terrenos que ocupaba otra iglesia de estilo románico donde fueron consagrados Carlomagno y Hugo Capeto destruida en un incendio en 1131. Su construcción duró hasta 1235 aunque posteriormente se fueron añadiendo elementos en los siglos XIV y XV, así como después del incendio de 1293 se procedió a cambiar la bóveda de crucería por bóvedas góticas. Avanzando por mi recorrido alrededor de este edificio y casi adosada me encontré con las ruinas de otra iglesia o capilla gótica, se trataba de la Antigua Capilla de los Obispos, construida en el siglo XII y de la que tan solo queda la cabecera.
Continuando mi camino y con bastantes prisas, de repente mi vista se obsequió con una construcción que siempre quedará grabada en mi mente. Como extensión al brazo norte del crucero de la catedral, me encontré con una de las bibliotecas más antiguas de Francia. Se trata de un pequeño edificio de dos plantas, la inferior configurada con unos Soportales y 10 Columnas de madera y la superior con tres lados ciegos, excepto la parte frontal que posee 9 pequeños ventanales. Se trataba de la antigua Biblioteca del Cabildo, construida en 1503 con 23 metros de longitud. En la actualidad posee gran número de libros antiguos y su visita esta bastante restringida para preservar tan increíble construcción.
Dando la vuelta y ta dirigiéndome para el coche, me encontre con otra construcción bastante Curiosa. No era otra cosa que un Memorial de los muchos qye hay en Francia, dedicado a los caidos generalmente de la localidad, en las dos Guerras Mundiales que sevió implicado el país. En su interior unas Lápidas de mármol con los nombres esculpidos de aquellos supuestamente abatidos en contienda
Terminado mi pequeño paseo, me dirigi al coche para despertar a Amparo de su letargo y dirigirnos al camping para empezar a recoger muchas cosas y dejar lo imprescindible para el siguiente día que irremediablemente teníamos que volver a Madrid o dormir en el tránsito.