Compartir Facebook

            El Viaje




Penúltimo día en Bretaña y decidimos darnos una excursión por la naturaleza, después de varias visitas a pueblos o ciudades nos inclinamos por ir hasta Erquy y a su cabo correspondiente y desde alli recorrer un poco la llamada Costa esmeralda desde Cap Frehél hasta Fort la Latte
Llegamos a Erquy apenas pasadas las once de la mañana dirigiéndonos diretamente al Puerto pesquero, que constituye uno de los mejores de Côte-d'Armor sobre todo famoso por las Vieras, sus conchas y sus mareas.
Después de un pequeño paseo por el Faro y viendo que aún era muy pronto para comer, tomamos de nuevo el coche y nos dirigimos a:
CAP ERQUY en lo alto del acantilado donde se refugia el puerto pesquero visitado anteriormente.
Dejando el coche en un pequeño parking habilitado dentro de este entorno natural, nos encaminamos por una sendera de las muchas que parte desde aquí para hacer circuitos caminando.
No hay que caminar mucho para llegar y sentir un poco de vértigo a los bordes del acantilado o ver pequeñas playas de arena dorada y aguas completamente transparentes. El recorrido no duró más de hora y media hasta que nos dimos cuenta que había que bajar de nuevo a Erquy y buscar un sitio para comer.
De nuevo en el puerto de Erquy, nos acercamos a los tres o cuatro restaurantes con el fin de ver la carta y por supuesto los precios, eligiendo al final uno llamado Le Triton que era el que mejor pinta tenía ya que la carta y precios eran prácticamente iguales en todos.
Haciendo caso de la tradición y puesto que estábamos en uno de los puntos preferentes, el menu consistió en brocheta de Coquille de St. Jacques (carne de vieira), Coustillon de thon. (galette bretona rellana de atún) y unos mejillones al vino con frites. Aqui quiero explicar la diferencia entre Galettes y Crépes ambos platos típicos de Bretaña.
La masa de la Galette se hace con harina de trigo sarraceno aunque no es trigo ni pertenece a la a la familia de los cereales, pero es un grano sin gluten que produce una harina parecida aunque mas oscura y contundente. Mientras que los Crépes se pueden rellenar tanto de dulce como de salado, las Galettes se usan para rellenos más contundentes y sobre todo salados.
Lo cierto es que sentados alli con la brisa del mar cercano se estaba de maravilla, pero teníamos pendientes las visitas al Cap Fréhel y a Fort la Latte y asi con todo nuestro dolor fuimos al coche no sin antes echar otra mirada al puerto y para nuestra sorpresa donde antes había agua y las barcas flotaban, en apenas tres horas y media las barcas estaban encalladas. Había observado muchas veces las subidas y bajadas de las mareas, pero la sensación que tuve este día nunca la había experimentado.
Desde Erquy hasta Cap Fréhel nos separaban 18 kilómetros por lo que en apenas media hora estábamos allí. Una vez en el lugar tienes dos opciones, una dejar el coche al pricipio de la entrada a bastante distancia e ir andando hasta el Faro o pagar una tasa y aparcar al lado del mismo. Nosotros optamos porla segunda opción.
El actual faro fue construido entre los años 1946 y 1950 en piedra, sustituyendo a otro construido en 1701, reformado en mitad del siglo XIX y bastante deteriorado durante la segunda guerra mundial conservándose a lado del nuevo. El actual faro tiene una altura de 33 metros y un alcance con su bombilla halógena de 53 metros.
Desde este lugar puedes emprender grandes marchas a pie o solo pasear por las cercanías y asomarte a los acantilados, contemplar el color verde esmeralda de las aguas, ver desde la lejanía un antiguo torreón que servía como puesto de vigia o ir caminando hasta el mismo y luego darte la vuelta hasta el coche y como nosotros partir al cercano Fort la Latte
A pesar de la cortísima distancia por carretera entre Cap Frehel y Fort la Latte cuando quisimos llegar pafa entrar y visitarlo ya habían cerrado las puertas, por lo que nos tuvimos que conformar con verlo por fuera y a una distancia considerable.
Si alguien desea información completa del lugar puede visitar Fort la Latte.
Después de este pequeño fracaso, vuelta al coche para emprender camino a Perros-Guirec donde nos esperaba organizar el equipaje ya que al día siguiente partiríamos hacia Madrid, haciendo noche en un hotel ya conocido el Hotel IBIS Bayona Centro reservado por el camino a Booking.com.
Fin de un viaje no tan intenso como otros pero si bastante bonito y que recomendamos hacer.