Compartir Facebook



Fotografias

Este día otra vez teníamos suerte con la meteorologIacute;a por lo que decimos acercarnos al Monasterio de la OLiva a 55 kilómetros de Tudela y a escasos 2,5 kilómetros de Carcastillo por donde después penetrariamos en las Bardenas Reales.
Construído en una enorme explanada entre los siglos XII y XVI, esta considerado como la primera fundación del Cister en la Penísula. En un primer momento su incorporación a esta orden fue aprobada en 1151 y en 1152 pasa a depender, junto con Fitero y Veruela, del monasterio francés de l'Escale-Dieu en la región francesa de los altos pirineos.
La entrada se efectua por un pasadizo con bóveda y arco apuntado donde a la izquierda se encuentra la oficina de información, venta de entradas y tienda de regalos. A este respecto tenemos que decir que durante los oficios religiosos que son muchos y variados, en esta oficina no hay nadie. A continuación se encuentra un Gran patio que cuenta como fondo con la
Iglesia de Santa María como fondo. La fue construida, en su parte original, en el siglo XII y hacia 1300 se hizo la Puerta gótica. Traspasando este umbral nos encontramos con tres naves de crucero con cuatro Capillas de planta rectangular. y Ábside semitircular. Pero quizás lo que más se note en este interio sobrio y frio es la luz tenue por no decir muy tenue existente, casi en Penumbra, lo que obliga a elevar bastante la sensibilidad de la cámara para hacer fotografías.
Dejamos el interior de la iglesia y continuamos nuestra andadura por la parte norte de la misma visitando el Claustro del siglo XII pero reconstruido durante los siglos XIV y XV. En torno al mismo nos encontramos con varias de la dependencias monacales como la Sala Capitular en estilo protogótico, la antigua sacristía o la Cocina en la que se puede apreciar las marcas de humo y hollin aunque muy deteriorada. Una pequeña vuelta por el Jardín para esperar a la celebración de la Hora canóniga de la Sexta en las que los Monjes salen de la iglesia en procesión hasta la entrada del recinto para volver seguidamente al interior y celebrar la liturgia acompañada con cantos en lengua vernáculay con la Iglesia iluminada. La hora de esta liturgia es a las 11,45h y dura poco más de quince minutos, su observación es bastante interesante. De aqui nos dirigimos a Carcastillo para adentrarnos en Las Bardenas como se relato en el apartado correspondiente.