Compartir Facebook



Ayuntamiento
Nogal, 5

28189 - El Atazar

Tfno: 91-868-60-98





Origen del nombre:
Posiblemente al tratarse su fundación árabe, como campamento para para la defensa de Talamanca y Madrid, su nombre fuese en principio "ATARAZAR", lugar donde se realizaban los Atauriques, ornamentación árabe en la que se representan en yeso o madera flores y hojas.

Gentilicio: "Atazareños"

Como ya se ha comentado en el apartado de Origen del Nombre, el origen del pueblo se puede establecer en la época musulmana, siendo en un principio un pequeño campamento adelantado con el fin de proteger a los próximos pueblos de Talamanca y Madrid.
Con la conquista por parte de Alfonso VI de la Villa de Buitrago, el campamento pasó a ser un pequeño asentamiento de población permanente, apareciendo con el nombre de "LATAZAR" en el libro de Montería escrito por Alfonso XI en el año 1340, siendo sus pocos vecinos ganaderos y agricultores, observándose en el paisaje unos antiguos aterrazamientos en los que se cultivaban trigo, centeno y cebada. El título de villa le fué concedido por Don íñigo López de Mendoza, Marqués de Santillana, en el año 1490.
El término quedó integrado en la provincia de Madrid en el año 1833, separándose de la Intendencia de Guadalajara. En 1970 fué declarado Núcleo de Interés Rural en el Inventario Arquitectónico de 1970 y en 1982 junto con la zona es declarada Comarca de Acción Especial.
Durante un agradable paseo por el pueblo cabe destacar la visita a una casa tradicional situada en la esquina de la calle El Nogal con la de La Iglesia. Se trata de una construcción de cubierta a dos aguas con teja árabe y muros de sillería de pizarra. En el interior se observa que las paredes divisorias estan hechas de adobe formando dormitorios o alcobas que rodean a la gran cocina centrada en la campana del horno. En el exterior se pueden ver las cuadras y gallineros y la cámara superior que servía como granero.
La construcción de la Iglesia Parroquial de Santa Catalina data de los siglos XVI y XVII, de planta rectangular y adosadas a la misma se encuentran la Espadaña (con dos grandes vanos para las campanas), la Sacristía y el porche de entrada. Tanto los retablos como las imágenes que hoy se pueden ver son actuales, debido a que durante la guerra civil sufrió la pérdida de todo excepto un crucifijo gótico que aún se puede ver.