Compartir Facebook




Ayuntamiento

Pza. de Santa Marina, 17

28749 - Alameda del Valle

Tfno: 91-869-14-79.





Origen del nombre:
De la voz alameda poco hay que explicar. Si nos atenemos al Real Diccionario, significa lugar poblado de álamos, y el apellido "del valle" viene dado por su situación orográfica.

Genticilio : Alamedanos

La historia de Alameda del Valle viene dada por el asentamiento de pastores que llegaron a este lugar en busca de buenos pastos.
En 1302 las ordenanzas de Segovia, que al igual que todo el valle pertencían a sus tierras, la dividieron en 4 cuadrillas o pueblos: Alameda, Oteruelo, Pinilla y Rascafría.
En 1833 siguiendo la reorganización provincial llevada a cabo por Javier de Burgos pasa a depender de Madrid al igual que los otros tres municipios. En la actualidad su economía se basa en el turismo, pequeñas urbanizaciones, chalets o casas antiguas rehabilitadas albergan durante los fines de semana, primavera y verano a un numeroso grupo de visitantes
La iglesia parroquial de Santa Marina, de estilo gótico y un poco de renacentista, data del siglo XVI aunque con posteriores modificaciones y ampliaciones. De planta rectangular y de una sola nave destaca por la amplitud de la misma. El ábside está dividido en tres partes con bóveda de crucería
El paseo hasta la Ermita de Santa Ana es hasta ahora uno de los mas placenteros que he podido experimentar hasta la fecha. El encontrar el camino que lleva hasta ella no es una tarea fácil, de ello ya me lo advirtió un entrañable lugareño.
Su construcción data del siglo XVIII aunque el ábside adosado se trata del resto de una anterior ermita.
Situada en un precioso paraje a uno tres kms. del pueblo, las señalizaciones para llegar hasta la misma son correctas hasta que llegas al final del pueblo y te encuentras con una puerta metálica, la cual tienes que abrir para posteriormente cerrar, después de pasar un puente sobre el Río Lozoya y dejar a la derecha el polideportivo descubierto hay que tomar la pista que parte hacia la derecha. Siguiendo la misma te encontrarás con otra puerta metálica y un cartel de prohibido pasar y aparcar. Abriendo la misma pero teniendo la obligación de cerrarla, a unos cuantos metros verás a la izquierda una cruz de piedra. Llegado a este punto deberás girar a la derecha por el medio del campo hasta que divises la ermita. Es laborioso pero merece la pena.