Compartir Facebook

            El Viaje




Después de dejar Bodo y pasar Fauske, nos dirigimos siguiendo la semieterna E6 hacia Mo I Rana, por el interior de Noruega y a una altitud considerable, cumbres con neveros y vegetación escasa.
Unos 40 kms. antes de llegar a esta ciudad y pasado el pueblo de Lonsdal, nos encontramos de nuevo atravesando la línea del Círculo Polar Artico. Se trata de un pequeño complejo turístico donde existe un restaurante, una tienda donde adquirir los típicos souvenirs y te entregan un certificado como que has estado allí a cambio de unos ocho euros. El cielo se iba llenando de nubarrones negros que presagiaban lluvia, no tardando mucho en que apareciese la misma, dejando materialmente desierto de coches y autocares el lugar.
Después de continuar nuestra marcha, comiendo al lado de un motel lo que habíamos comprado en un supermecado de Mosjoen, llegamos a Trondheim al anochecer.
El hotel reservado con anterioridad era Thon Hotel Trondheim.
Situado en el centro de la ciudad, habitación limpia pero destartalada, fria y lúgubre y aunque el precio de 123,48 euros incluido el desayuno para los tres no es demasiado caro, no se lo recomiendo a nadie. De la ciudad no puedo opinar porque no vimos nada.