Compartir Facebook

            El Viaje




Partimos de Tromso bastante tarde para nuestra costumbre, serían las 12,30 y aún nos quedaban unas ocho horas de camino segín cálculos del TOM TOM. Tuvimos que desandar los 73 kms. del día anterior por la E8 hasta volver a salir a la E6. La carretera transcurría en medio de grandes cumbres y rodeando el fiordo de Balsfjorden, un paisaje perfecto.
Pasado Narvik efectuamos la corespondiente parada para comernos unos bocadillos en una pequeña área de descando situada el lado del fiordo Olotfjorden. Continuamos camino por la E6 hasta Skarberget donde cogerímos el ferry que nos llevase hasta Bognesy desde allí a Bodo. Unos 20 kms. antes de llegar a coger el ferry, tuvimos un pequeño imprevisto. Nos tuvimos que tragar el paso lento de una caravana durante esta distancia porque era imposible adelantarla por las constantes y cerradas curvas que existen. Al final y debido a esto, a la llegada al pequeño atraque del barco vimos como se nos había escapado por apenas 5 minutos. Tuvimos que espera hora y media para coger el próximo, llegando a Bodo pasadas las 22,00 horas.
Poder hacer fotografías desde la carretera es casi misión imposible, a pesar de la poca circulación existente, los arcenes son mínimos y las caidas pueden resultar peligrosas.

Casi resultó beneficioso a la hora de hacer la travesía en ferry que lo hubiésemos cogido más tarde. La caida del sol era perfecta y las luces bastante buenas para obtener fotografías.

Para pernoctar elegimos el Hotel Scandic Bodø. Situado a orillas del puerto, quizás halla sido uno de los mejores de este viaje. La habitación bastante espaciosa en suite con dos baños. Buffet desayuno bastante bueno en calidad, pero no así en cantidad y no por culpa de ellos. Tuvimos la mala suerte de encontrarnos con una excursión de españoles y cuando bajamos nosotros apenas habóan dejado algo. El precio por la noche fué de 150,58 euros y lo reservamos através de Booking.com