Compartir en Facebook

            El Viaje




En este último capítulo voy a tratar de resumir lo que nos quedaba por ver de Budapest, a sabiendas que nos dejamos muchas cosas y lugares por conocer.
El Parlamento. Este imponente edificio fué construído entre 1884 y 1902 con una dimensiones de 268 metros de longitud por 118 metros de ancho, siendo el tercer Parlamento más grande del mundo después de el de Rumanía y Argentina.
Situado a orillas del Danubio quizás sea el monumento más representativo y el que antes se aprecia a la llegada a Budapest. Su visita casi se hace obligatoria aunque las guiadas en español suelen ser poco frecuentes al día y quizás sea por eso muchos de los turistas de habla hispana no lo hacen. Por desgracia la mayoría de los paquetes de viajes que se hacen a Budapest apenas duran dos días, con lo que si tienes que estar a una hora determinada quizás te encuentres en el otro extremo de la ciudad visitando cualquier otra cosa, veas que no te da tiempo y lo dejes pasar.
Nada más entrar te encuentras con una maqueta del edificio y enfrente unas magníficas Escaleras que te conducirán a visitar la Sala de la Cúpula donde se encuentra fuertemente protegida en una urna de cristal la Corona de San Esteban primer rey de Hungría , algunos salones y Galerías ricamente decoradas y el Antiguo Hemiciclo donde se celebraban las sesiones parlamentarias.
Pero sin lugar a dudas desde donde mejor se aprecia la magnitud de este Edificio es navegando por el Danubio.
El acceso al Castillo y su barrio se puede hacer en autobus, en el Teleférico existente a escasos metros del Puente de las Cadenas, andando o en coche, esto último muy poco recomendable por tener escaso sitio para aparcar por no decir nulo, nosotros lo hicimos andando y en funicular.
El Castillo o Palacio es una construcción del siglo XIV realizada por el príncipe Esteban hermano del rey Luis I, posteriormente bastante reformado y ampliado en el siglo XV por el rey Segismundo quien le convirtió en uno de los mayores castillos góticos de la edad media. En nuestras dos visitas a Budapest no hemos conseguido visitarlo interiormente por obras, sin embargo, en el subsuelo de Budapest existen más de doscientas grutas de las que en la actualidad sólo se pueden visitar cuatro. En la subida que hicimos al barrio del Castillo por su parte trasera de casualidad vimos la entrada a estas del Palacio Real que tienen más e diez kilómetros de galerías en forma de laberinto y de de los cuales sólo se pueden visitar cerca de los cuatro kilómetros.
Este Laberinto de cuevas con sus aguas termales, hace que cerca de medio millón de años, los hombres primitivos las usasen como refugio y a su vez coto de caza. En tiempo de la invasión turca, sirvieron para unir los sótanos de las casas del barrio y servir de base para objetivos militares. A la entrada de las cuevas te dan unos candiles encendidos pues a pesar de las luces que hay en el suelo para indicar el camino, este casi no se ve.
Después de esta visita nos dirigimos al Barrio antiguo del Castillo. Pasear por la calle Támok utca en viejo barrio del castillo en Budapest sobre todo al caer la tarde constituye una experiencia fantástica e irrepetible.
En su recorido se pueden ver entre otras cosas al principio la Estatua de la Guerra de la Independencia, obra de Zala György en bronce en honor a los combatientes de la Guerra de la Independencia contra Austria en la batalla del Castillo de Buda. Esta compuesta por la figura de un soldado con una corona de laurel, la Victoria de Samotracia y la bandera nacional.
Continuando por esta calle, nos encontraremos con la Pensión más antigua de la ciudad, casas de estilo neobarroco, una farmacia de origen medieval, la Columna de la Peste levantada en un principio en tamaño más pequeño en 1700 en agradecimiento por haber sobrevivido a una epidemia de peste. Unos años más tarde otra epidemia asoló la ciudad, prometiendo el Alcalde que si se superaba levantaría una más grande, construyéndose en 1712 la actual.
Unos metros más adelante nos encontramos con Szentháromsag tér., Plaza donde se encuentra el famoso Bastión de los Pescadores. El lugar recibe su nombre del grupo de pescadores del Danubio y responsable de defender el mismo. Construído entre los años 1895 y 1902 según diseño de Frigyes Schulek se trata de una terraza sobre el Danubio de estilo neogótico y neorromámico con siete torres. La originalidad de la construcción y las magníficas Vistas de Pest le convierten en un sitio incomprable. Lástima que nuestra última visita se encontrasen instaladas las mesas de un bar-restaurante que han estropeeado la belleza del lugar.
En la misma plaza se encuentra la Estatua del rey Esteban I construída por Alajos Stróbl y erigida en el año 1906.
Situada en la misma plaza nos encontramos con la iglesia construída en el siglo XIII en honor a la Virgen María y conocida por el nombre de Matías. Posteriormente reconstruída por Schulek Frygies que aunque conservó bastante de lo anterior le dió su toque personal. Entre lo que conservó es de mencionar las esculturas de la puerta sur donde se puede ver las talladas por maestros alemanes en el año 1370 y que representa la muerte de María, en nuestra visita tapadas por obras de mantenimiento. En el interior, para mi gusto muy ornamentado, se pueden ver las tres naves que componen esta iglesia , las Pinturas Murales que las adornan y algo de estilo bizantino.
Con estas visitas nos despedimos de Budapest. Como dije al principio solo he reflejado lo que he considerado lo mas atractivo de esta ciudad, siendo consciente de que me he dejado muchos otros lugares por mostrar, unos porque no los hemos visitado y otros por no hacer demasiada extensa la lectura.